domingo, 6 de marzo de 2016

En Tinaquillo vive un fruto que se enlaza con La Trampa, Mérida


En Tinaquillo vive un fruto que se enlaza con La Trampa, Mérida


Hola, familia, buen día de este hermoso sábado cinco de marzo de 2016. Como les prometí en días pasados, les estoy enviando pormenores de mi viaje hacia Mérida, cuna mía y de mis padres. En mi travesía estoy realizando una pequeña parada de dos días en el estado Cojedes, específicamente en el municipio Tinaquillo, lugar donde vive el maraco de los Zambrano Rodríguez: mi hermano Nixon.
Antes de iniciar el comentario de esta parada en Tinaquillo, y con el objeto de que algún lector lance contra mí improperios por elaborar entradas que son ajenas al vínculo inicial (La Trampa), les hago llegar la relación familiar y justificación de la entrada presente: mi madre, Petra María Rodríguez de Zambrano que, como ustedes ya saben, nació en La Trampa, se
mudó con papá y todos los seis barrigones que hasta el momento existíamos, hacia Caracas; donde nacieron Guaicaipuro y Nixon. ¿Y esos nombres?, preguntarán algunos lectores, jajaja, paciencia, ese será tema largo y extenso de otra entrada, por lo menos de lo que puedo contar (digo "puedo" porque la historia de los nombres de la familia es muy peculiar, y porque no contaré algunos pormenores que pudieran hacer sentir mal a alguno).

Prosigo con el relato del viaje a Mérida
La verdad es que no tenía intenciones de pasar por Tinaquillo pues me daba la impresión de que este lugar no estaba en la ruta hacia Mérida, pero luego de pensarlo dos y tres veces en el camino, decidí, junto a Rita, pernoctar en Tinaquillo pues era preferible a lo que teníamos planificado desde un principio: ir hasta Barquisimeto para hacer la primera parada de una noche, y así evitar o mejor dicho, cortar en dos la jornada del viaje. Un tirón de Caracas a Mérida puede llegar, en vehículo, a casi trece horas; tiempo que, en verdad, a mi edad (62) no me parece conveniente.

Mi hermano Nixon, su esposa,
Carmen Borges y sus nietas,
Darianna y Bianca
Entonces, como les decía, llegamos a Tinaquillo. Nos encontramos con Katy (esposa de Nixon), Wilmer René (hijo menor de Nixon), la abuela Carmen Dionisia Morales de Borges (suegra de Nixon) y las niñas Bianca Zambrano Quiroz (6) y Darianna Zambrano Quiroz (7), Ulises (2) hijos de Wilmer y nietas de Nixon. 
Sabemos muy bien que los mayores ya hemos cubierto un trecho importante de la vida y que a los niños, o menores de edad, se les presenta la gran oportunidad de proseguir con el legado que les hemos dejado y de profundizar cualquier rasgo de unión entre los familiares contemporáneos suyos. Pues bien, este es el caso de las dos nietas de mi hermano Nixon, por tanto, ayer viernes tomé algunos hermosos trazos que dichas niñas  hicieron en un papel; unos trazos que, sin ser perfectos pues no sabemos los destinos de ellas, representan algunas imágenes que se encuentran en sus mentes y pensamientos, y son, como lo dirán los años, trazos históricos que quedaron en un papel como testigos de un momento de estas niñas en sus espacios de infancia.
Darianna y Bianca Zambrano Quiroz con sus trazos infantiles
Por otra parte, queremos publicar algunas fotos que hemos tomado en la vivienda de mi hermano Nixon y de las cercanías. Fotos que también sirven cuales testigos de los rasgos fisionómicos actuales de estos miembros de la gran familia:

Wilmer, hijo menor de Nixon, su esposa
Wendy y sus hijos, Darianna, Bianca y Ulises
Sra. Carmen Dionisia

Morales de Borges

madre de Katy


Nixon Rene, hijo mayor de
Nixon, su esposa María y
sus hijos, Nixon Gabriel y 
Ángel Fabián

Estoy en estos momentos sentado enfrente de la computadora personal de mi hermano Nixon. A mi mente vienen imágenes y preguntas sin aparentes respuestas inmediatas que satisfagan los cuestionamientos internos: ¿qué me lleva a escribir, a tomar fotos, a querer reseñar algún pormenor de la familia? ¿De  dónde surge esta vena por escribir momentos familiares? Preguntas que quedarán sin respuestas pero que me llevan a aterrizar en algunas tímidas conclusiones: con el pasar de los años las presentes palabras formarán parte importante de algún momento donde se pueda verificar determinada situación familiar o vínculo entre sus miembros. En palabras llanas: formará parte de la historia familiar, por tanto, serán palabras históricas. Truco o estrategia que deseo profundizar para llevar a la práctica un deseo muy interno mío y muy persistente: trascender; vivir algo después de muerto, y ¿qué mejor manera que reseñar momentos de los demás?, pues, el dar es la única forma que he aprendido en esta vida para recibir. Forraje intelectual que llevo en mi persona desde hace muchos años y que, en verdad, me ha proporcionado excelentes resultados, es decir, ruta en la que proseguiré durante el tiempo que Dios haya decidido darme en esta vida terrenal.

Hasta pronto
Mañana domingo es el día seleccionado por Rita y por mí para proseguir nuestro viaje a Mérida. Les seguiré infomando desde esa tierra maravillosa. Estoy seguro de que encontraremos en la tierra donde nací algunas anécdotas que revirán en mucho la presencia de años de mis padres allí, y me darán, por supueto, muchos pormenores importantísimos de esta hermosa tierra andina. Les envío mis abrazos y los invito a suscribirse al blog para que reciban las publicaciones actualizadas. Publicaciones que, con el paso de los años, seguro, tomarán su verdadera importancia y servirán de centro de comentarios de algunas personas que son contemporáneas conmigo, o en su defecto, por algún o algunos y futuros miembros de la familia interesados en leer, escribir, hacer crónicas de la familia. Labor que a primera vista pudiera parecer insustancial o sin importancia, pero... hum, en mi interior sé que es un aporte de gran valor, ¿cuál y para qué o para quién?, no lo sé, pero ese algo que me lleva a escribir es donde está la causa, la razón para responder la interrogante; elemento que se escapa de mis manos. Ah, les transcribo algunas palabras que, para la familia toda, escriben las siguientes personas que participan este día en la confección de la presente quinta (5ta) entrada del blog familiar:
Nixon: Saludos a todos, esperando que se encuentren bien, una oportunidad que nos da la vida de poder comunicarnos. Deseando que estén bien de salud, éxito y prosperidad en todo lo que emprendan. Sín prisa pero sín descanso PERSEVERANCIA. ¡Que Dios los bendiga!
Katy: Es grato recibir parte de la familia, compartir momentos agradables y esperando verlos, no tan solo a Carlos y Rita sino a todos los que gusten venir a visitarnos. Sin más qué decirles: un besote y un fuerte abrazos a todos, muaaaaaaaaa.

Rita: Hola, familia, allegados y todos los que hayan tenido el tino de entrar a leer esta información, para compartir, de alguna manera, con nosotros esta experiencia, que pudiese ser similar a las vivencias de cualquier familia y sentirse identificados con las mismas, también -y por qué no- tener el incentivo de tenerlas. Gracias a Nixon y Katy por habernos acogido en su casa y darnos -a Carlos y a mi- la oportunidad de compartir con ellos y esta pequeñita parte de la familia que hizo de Tinaquillo su terruño y lugar de lucha.

La Sra. Dionisia y yo

  Así, un hasta luego, o hasta pronto, a falta de respuestas precisas, es lo que me viene a la mente, y un  buen pensamiento o deseo para ti, que estás leyendo estas palabras.

 
Autor: Carlos Alberto Zambrano Rodríguez
Tinaquillo, Cojedes, Venezuela, 5 de marzo de 20166
Blog: La gran familia que vino de La Trampa
Disponible para cualquier persona en








2 comentarios:

  1. Está excelente el trabajo padre, saludos a todos los miembros de la familia desde Caracas. Recibimos sus palabras con regocijo. Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Padre, estoy muy orgullosa de tu blog familiar, gracias a Dios que te ha usado para esta herramienta que une a toda la familia con propósitos eternos. Me alegra ver los rostros de tantas personas que antes eran desconocidas y ahora reconozco como mi familia. Sé que rendirá frutos perdurables. Agradezco a Dios porque eres mi papá y es hermoso tenerte como un guía y mentor. Le doy gracias a Dios por las bendiciones que me ha dado y tu lado. Que el anhelo por Dios sea nuestra prioridad es una oración constante en mi boca.
    Te amo hoy más que nunca y para siempre.
    Tu Flor

    ResponderEliminar